Mary Margaret O’Hara – Miss America

Retrocedamos a 1988 y escuchemos de nuevo uno de los más grandes, idolatrados y desconocidos discos de este siglo. Miss America, material de culto para aquellos que han tenido la suerte de caer en sus mágicas redes, joyita atemporal. Por su rareza, un cometa musical extraño e inspirado, seductor. Así es ella, Mary Margaret O’Hara, que deslumbró a propios y extraños con un debut rebosante de talento y una capacidad de expresión única y genial.

Cuatro años de gestación en el estudio, en los que Miss O’Hara, de carácter extremadamente perfeccionista, enfermó a su impaciente compañia discográfica Virgin Records, provocó la huida del primer productor que trabajó en el proyecto (Andy Partridge de XTC), y puso en jaque a todos aquellos músicos que colaboraron en el mismo. O se unían a su visión y comprendían lo que se traía entre manos, o ya se iban largando.

Dosis de jazz, mezcladas con country, pop y rock, un cóctel tan complejo, que cuando llegó a las oficinas de la Virgin, nadía sabía muy bien que hacer con semejante creación, que público era el indicado o que medios utilizar para venderlo. Por fortuna la crítica no tardó en reconocer la personal apuesta de Miss America como algo nuevo e irrepetible, plagado de contrastes, colmado de fuerza y a su vez íntimo, extremadamente dulce. Abrumador.

Después vendría el silencio, tan solo una banda sonora para un pequeño film canadiense, Apartament Hunting, apariciones en discos homenaje o conciertos benéficos. Nosotros respetamos ese silencio y nos conformamos con este enorme disco.

Os dejo con dos versiones de Body in Trouble y otro par de Year in Song, aunque podría haber elegido otras seis y tener que darme igualmente una ducha fría. Emoción a palas.

mof